Ahorra en costos de despacho, elige Retiro en Tienda 😉

¿POR QUÉ LOS NIÑOS MUERDEN?
CONSEJOS PARA EVITAR ESTE HÁBITO

En la primera infancia, muchos niños (sobre todo hombres) tienen la costumbre de morder por distintas razones, pero lo que parece una etapa que se superará con el tiempo puede ser causal de problemas, como que expulsen a tu niño del jardín. En Colloky te ayudaremos a entender por qué muerden los niños y te daremos tips para evitar este hábito.

Los bebés y niños pequeños de entre 1 a 2 años muerden por diferentes motivos, por ejemplo, el picor de las encías porque están creciendo sus dientes o porque su primera fase de exploración es con la boca, por lo tanto muerden sus juguetes y otros objetos.

A medida que van creciendo, los niños van entendiendo que las acciones tienen efectos, por lo que las mordidas, podrían generarse tanto parallamar la atención de otra persona, expresar frustración, enojo o miedoemociones que los pequeños no saben verbalizar, y descargan estos sentimientos de la manera que pueden hacerlo.

Comúnmente, cuando los niños adquieren mayor manejo del lenguaje, las mordidas tienden a disminuir.

¿Cómo evitar las mordidas?
Es importante que inmediatamente después de ocurrida una mordida, uses las medidas que te entregaremos a continuación. Si lo haces horas después o cuando tu hijo ya se olvidó de lo que hizo, éste no entenderá por qué le están llamando la atención y ello podría ser más frustrante para él.

1.- Mantén la calma

Muéstrate firme pero no en un tono desafiante. Dile a tu hijo, ¡Si muerdes, duele! O una frase similar y simple para que el niño entienda. Nunca le grites o le pegues, ni lo mandes castigado a pensar en lo que hizo, ya que este tipo de retos producen el sentimiento de: "sólo te quiero cuando te portas bien"

2.- Consuela a quien recibió la mordida

Para que tu hijo entienda que morder puede hacer llorar a alguien o causarle una herida. Si la mordida es grave lleva a la persona a un centro de salud para que sea atendida.

3.- Calma y consuela a tu hijo

Si se asusta porque no sabía que las mordidas podían doler o generar heridas, pero sin reforzar la conducta si es que mordió para llamar la atención.

4.-Entrégale alternativas a la mordida:

Cuando todo haya pasado y ya la situación esté en calma, explícale a tu niño que tiene alternativas como usar las palabras "no" o "basta".

5.- Ayuda a tu hijo a poner su atención en una actividad positiva:

Como pintar, jugar, o saltar, esto permitirá que el niño se distraiga y pueda bajar su nivel de emociones y energía.

Si las mordidas no desaparecen después de los 4 años, se agravan o si empieza a generar otras conductas hostiles, te recomendamos preguntar a tu pediatra cuál es la mejor manera de ayudar a tu hijo.