Ahorra en costos de despacho, elige Retiro en Tienda 😉

¿POR QUÉ LOS NIÑOS SE COMEN LAS UÑAS? TIPS PARA ENTENDER LAS RAZONES Y TERMINAR CON EL HÁBITO

¿Tu hijo se comenzó a morder las uñas y no sabes por qué? En Colloky te contamos cómo diferenciar las causas y qué hacer para evitar que siga con esta costumbre.

Les hablaré desde mi propia experiencia. Cuando era chica veía a mi mamá y mi hermana mayor comerse las uñas y yo, que quería ser como ellas, comencé a mordérmelas también. Pasados los años mi mamá se las dejó crecer, pero mi hermana y yo no pudimos parar. Hoy, muchos años después, ya superé el problema, aunque no puedo negar que en varias ocasiones de estrés me encuentro llevándome las uñas a la boca.

¿POR QUÉ LOS NIÑOS COMIENZAN A COMERSE LAS UÑAS?

Como les contaba en mi historia más arriba, una de las causas más comunes de comerse las uñas es la imitación. La edad habitual en que los niños comienzan con la onicofagia (nombre médico de esta costumbre) es entre los 3 y los 6 años, y, aunque en muchos casos se da en momentos puntuales, en otros puede persistir en el tiempo.

Otra de las causas comunes es el aumento de sentimientos de molestia o ansiedad, los que son manifestados en este tipo de conductas. Según el grado de severidad y mantención en el tiempo, debiese investigarse para saber cómo abordarlo con apoyo psicológico.

CONSECUENCIAS EN LA SALUD

Comerse las uñas no sólo trae efectos cosméticos y sociales. Son bastantes los malestares que se pueden producir como resultado de mantener este hábito; entre ellos, mayor probabilidad de contraer enfermedades orales y estomacales, como también, la generación de heridas e infecciones, siendo las más comunes los hongos y verrugas.

CONSEJOS PARA LOS PAPÁS

- Lo primero que debes hacer es intentar determinar por qué tu hijo se está comiendo las uñas y en qué situaciones se manifiesta esta conducta, podría ser cuando aumenta su estrés o simplemente por aburrimiento.

- Luego de identificar la razón, explícale a tu niño por qué no debería comérselas y qué complicaciones le podría generar, siempre asegurándole tu apoyo para resolver el problema juntos.

- Nunca castigues a tu hijo por morderse las uñas, esto aumentará su ansiedad y, por lo tanto, su conducta. Mejor intenta premiarlo si es que logra superar algunas metas, como que no coma las uñas de una mano, y luego mostrarle su logro y la mejora en el aspecto de sus dedos.

- Por último, intenta cuidar las manos de tu hijo, así sentirá menos impulso para llevárselas a la boca: recorta los cueritos que puedan molestarle y mantén sus uñas con un corte adecuado.

Sigue el blog de Colloky, en donde continuaremos dándote consejos para ayudarte en la crianza de tus niños.