Ahorra en costos de despacho, elige Retiro en Tienda 😉

TRASTORNOS DEL APRENDIZAJE
QUÉ SON Y CÓMO RECONOCER SUS SIGNOS

Los trastornos del aprendizaje son problemas de procesamiento de la información, que se traducen en dificultades en la lectura, habilidades no verbales, matemáticas o expresión escrita. Esto normalmente no sólo afecta el rendimiento académico del niño, sino que, en muchos casos, su autoestima y motivación. En Colloky te ayudaremos a reconocer sus signos y cómo ayudar tu hijo.

RECONOCIENDO LOS SIGNOS DE UN TRASTORNO DE APRENDIZAJE

Muchas veces vemos que los niños se portan mal o muestran reacciones emocionales excesivas en el colegio o al hacer tareas y nos confundimos pensando que está malcriado. La verdad que éste podría ser un signo de frustración debido a sus dificultades y como padres debemos ahondar en este asunto.

Partiendo desde ese punto, hay varios más que podrían mostrar un indicador de trastornos del aprendizaje, como por ejemplo, si a su nivel de edad y curso no domina las habilidades esperadas de lectura, ortografía, escritura o matemáticas, si tiene dificultades para entender y seguir instrucciones, para recordar lo que alguien le acaba de decir o si se resiste o no puede completar las tareas escolares.

Otra forma de reconocer un problema de aprendizaje es percibir que tu hijo no sabe o le cuesta sostener el lápiz, no tiene coordinación a la hora de practicar deportes o, simplemente, de caminar.

Si has visto uno o más de estos signos en tu hijo, es bueno buscar ayuda.

¿CÓMO AYUDAR A TU HIJO?

Es importante intervenir de manera temprana para evitar la desnivelación académica del niño y, sobre todo, para que no desarrolle ansiedad, depresión, problemas de autoestima o desmotivación.

Una vez reconocidos los síntomas, se pueden solicitar evaluaciones médicas para descartar problemas en la visión o en la audición y, eliminados los problemas físicos, es probable que sea derivado a un equipo de profesionales, entre ellos psicólogos, terapeutas ocupacionales, etc; quienes te recomendarán tratamientos personalizados según el problema que presente tu hijo.

De manera paralela, puedes ayudar a tu niño explicándole por qué necesita este apoyo, potenciando sus fortalezas, animándolo a encontrar actividades que le generen confianza y desarrollando habilidades que le permitan manejar su frustración y resolver situaciones que le sean difíciles de enfrentar, para ello, es bueno que también consultes con el equipo de profesionales para que te ayuden a abordar el tema.